CRÈME BRÛLÉE

El juego de contrastes, entre la suavidad de la crema y el crujiente de la superficie caramelizada, sienta las bases de la colección, inspirada en este famoso postre de origen francés. La mezcla de texturas en tonos suaves, como blanco y mazapán, crea conjuntos sorprendentes y exclusivos, en los que el punto, el tul, el jaquard e incluso los tejidos de pelo sintético lucen en sintonía. Las flores, las aplicaciones de perlas y los detalles trenzados aportan personalidad a cada una de las piezas.